TENDENCIAS ANTAGÓNICAS

Antes de la llegada del COVID-19 en el 2020, la humanidad completa vivía de una manera muy diferente a la actual, no solo por los efectos que tuvo el confinamiento en la forma de cohabitar los espacios, sino también porque se puede decir que, gracias a esta, surgieron dos tendencias antagónicas que se ven representadas claramente en dos universos distintos.

Tendencias Antagónicas

Por un lado, está una tendencia marcada por la conciencia y el Slow Life, se podría decir Zen, donde sus materiales, formas y conceptos más minimalistas se ven impregnados en su mayoría por la conciencia espiritual, viéndose representada en sus elementos, donde menos, es más.

En este universo vimos que a través de los espacios pronunciados con formas curvas y sinuosas buscamos que permitieran la fluidez en las circulaciones interiores sobre todo en espacios pequeños al eliminar los ángulos rectos, trayendo implícitamente no solo la asepsia sino ambientes que nos abrazaran para llenar un poco la soledad del confinamiento, entendiendo también así que estas formas sinuosas se han plasmado en mobiliario y objetos decorativos, los cuales transmiten conceptos y estilo de vida Hygge.

La paleta de color para este universo se basa en tonos neutros y todos aquellos que evocan lo ancestral y nuestras raíces a través de cromatologías como los terracotas, verdes secos, ocres y azules; maderas naturales que integran la Biofilia, texturas rústicas, concretos, mármoles, granitos naturales, cerámicas y arcillas, mosaicos y fibras naturales, componen o estructuran el mood board de este sereno y acogedor estilo.

Antagónicamente encontramos una explosión de conceptos que expresan “estamos vivos”. Después de la pandemia este innumerable grupo de personas se ven reflejados a través de cromatologías impregnadas de color y fuerza, donde la expresión no tiene límite y el “más es más”; neones, colores tales como amarillos, naranjas, rojos, rosas, azules en acentos navy, verdes intensos y morados se expresan a través de su fuerza en paredes, mesas, objetos decorativos, mobiliario; como si quisiéramos hacer un salto en el tiempo para cortar la distancia con el futuro y traer a nuestros espacios esas formas curvas y futuristas.

Para la estructuración de este mood board encontramos patrones, papel tapiz e interiores que nos llevan a espacios con estilo Mid Century renovado con nuevas tecnologías aplicadas a la contemporaneidad y Memphis.

En este universo los elementos rompen con los conceptos tradicionales y pasan a convertirse en el must have del diseño tales como la aplicación del vidrio en todas sus formas y dimensiones, diferentes texturas y materiales, resultado de reciclaje de plástico y desechos reutilizables.

Artículo: Tendencias Antagónicas escrito por Ana María Quintero Medina

Arquitecta interiorista / CEO y fundadora de CAJA BLANCA